ACTUALITÉS

20
OCT

Reflexionamos sobre la actualidad internacional

Los tutores de 1º Bachibac han organizado una sesión de formación con Moussa Bourekba, investigador del CIDOB y profesor de Blanquerna, experto en temas de seguridad y de relaciones internacionales en Oriente Próximo.
El objetivo de esta sesión ha sido empezar una serie de conferencias encaminadas a la reflexión y al conocimiento de la realidad social, económica y política. En concreto, en esta ocasión hemos tratado el tema de Estado Islámico, previamente trabajado en la clase de Economía.

Moussa Bourekba ha empezado su explicación con una cita de Albert Camus: «mal nommer les choses, c’est ajouter au malheur du monde». Con esto quería advertirnos de que si queremos juzgar, opinar o hablar de Estado Islámico debíamos estar informados y saber de lo que hablamos: “ellos conocen todos nuestros debates y nosotros no». Ha mencionado que, por inercia, relacionamos esta organización con la violencia sin sentido y la barbarie, pero ha querido señalar que es un ente mucho más complejo y que tiene toda una maquinaria propagandística orientada a crecer en dimensión y en capacidad de influencia.

En este sentido, Bourekba ha recalcado que nosotros sólo vemos lo que ellos nos envían. Estado Islámico comunica voluntariamente mensajes radicales, solo a países occidentales, con el único objetivo de promover el terror. De hecho es una gran agencia de comunicación.

Después nos ha expuesto un análisis de las razones por las cuales hay personas que se unen a esta organización y los perfiles más frecuentes de éstas.

Estado Islámico atrae promocionando la adrenalina y el riesgo.
Además los miembros se declaran hermanos y hermanas, lo que ofrece un entorno familiar, algo a lo que pertenecer, un marco dictatorial y jerárquico. Todo esto es algo a lo que se pueden aferrar todas esas personas sin familia, o con relaciones sociales y familiares débiles.

También hay videos idealizando la vida bajo el mandato de esta organización. De hecho ofrece trabajo y, teniendo en cuenta que esta zona tiene la tasa de paro más alta del mundo, esto es un factor muy interesante para quienes no tienen empleo a pesar de haber estudiado.
Ha añadido que Occidente ha declarado la guerra contra Isis que a pesar de no actuar bajo los criterios del Coran, declara que actúa en nombre del Islam. Así que todos las personas musulmanas que viven en países occidentales se sienten rechazados y obligados a luchar junto a esta organización terrorista para defender su ideología religiosa.
Incluso existen perfiles sorprendentes, como los que afirman unirse por voluntad humanitaria puesto que Estado Islámico dice que defiende, por ejemplo, a la población siria que sufre conflictos. O incluso por no estar de acuerdo por las acciones emprendidas por los gobiernos de los países occidentales.

En definitiva, Estado Islámico vende que proporciona una familia, un proyecto, una causa y un trabajo. Pero en verdad utiliza las incorporaciones para aumentar su ejército. Esta organización causa mucha sangre, y como consecuencia, a la hora de hacer un análisis profundo de su caracterización tendemos a no hacerlo de forma reflexiva. En Occidente nos hemos centrado en los últimos años en devolver los ataques bombardeando zonas que están pobladas por civiles que no son los que los han cometido. La repercusión de los atentados son medidas de seguridad que reducen la libertad de los individuos; medidas preventivas que provocan la exclusión social de los islamistas; tensiones que llevan a sentimientos marginales en personas que son etiquetados como musulmanes y ya no por su nacionalidad occidental; políticas extranjeras que apoyan armamentísticamente países autoritarios cercanos a la zona conflictiva; y medidas contra la entrada de refugiados que pasan a ser colectivos relacionados con la actitud de Estado Islámico.

Según Moussa Bourekba, en vez de eso se debería pensar en la forma de deshacer los mensajes lanzados por esta organización como por ejemplo el decir que son islamistas: no es cierto ya que el Islam prohíbe matar personas inocentes. No tenemos en cuenta que en realidad el 95% de sus víctimas son musulmanas. Estado Islámico ha dividido estas regiones en chiíes y suníes, y quieren hacer lo mismo con Occidente, conseguir dividir la sociedad.

Nos ha recomendado dos libros que tratan este tema: «Le piège Daech. L’État Islamique ou le retour de l’Histoire» de Pierre-Jean Luizard y un compendio periodístico «État Islamique, le fait accompli» Wassim Nasr.

En respuesta a preguntas que hemos preparado los alumnos, Bourekba ha explicado algunas cuestiones más:

Nos ha explicado cómo una persona puede llegar a unirse a esta organización terrorista, como ejemplo ha utilizado Francia. Los grupos argelinos o magrebíes son rechazados socialmente, su apariencia les influye a la hora de acceder a un trabajo. En el parlamento no hay personas que se les parezcan, en la publicidad aparece gente muy diferente físicamente a ellos. El Estado Islámico conoce la sociedad y se aprovecha de quienes no se sienten franceses convenciéndoles de que nunca lo serán. Después de entrar en esta organización, no es fácil salir: serían considerados espías o desleales y asesinados.

Esta organización se financia con secuestros, el negocio del petróleo, la agricultura y mafias. Pero también han sido financiados por actores internacionales que no fueron capaces de pensar a largo plazo y proporcionaron fondos y armas a organizaciones que pudieran acabar con Al Asad, de entre ellas Isis.

En las poblaciones donde se instala, se encarga de repartir todos los recursos económicos entre los líderes dando un mensaje de no-corrupción y obligan a los civiles a convertirse en seguidores. Esto demuestra que no consiguen apoyo sin terror.

Algo a tener en cuenta es que hay autónomos terroristas que actúan en nombre de Isis pero esto puede ser utilizado como excusa o causa para cualquier persona para dar sentido a un crimen que comete.

La guerra en Siria ha reforzado el poder de Estado Islámico y es parte del problema pero parar este conflicto no va a deshacer la organización. Esta situación continuará mientras no exista la paz ni la cohesión internacional.

Finalmente Moussa Bourekba nos ha recomendado preguntarnos, al recibir una noticia, por qué estamos recibiendo esa información y si es verdad. A esto los profesores han añadido que no debemos simplificar las cosas y que debemos analizar los motivos profundos y todas las causa posibles que influyen en los diferentes sucesos que suceden.

Alexia Regàs – 1ºB

1n Batx, Secondaire